Potenciar la tienda online es encarar el futuro con mejores expectativas

Potenciar la tienda online es encarar el futuro con mejores expectativas

Las medidas de aislamiento social decretadas por los gobiernos para frenar el avance de la pandemia de la Covid-19 han supuesto, de manera colateral, un impulso enorme al comercio online. La realidad que ha traído debajo del brazo la Covid-19 ha cambiado nuestro día a día y la forma de relacionarnos, y cómo no, también los hábitos de consumo y tendencias de mercado. Tal como te explicamos en el anterior post, desde que se inició el confinamiento de la población en España, las ventas a través de las tiendas online han aumentado un 55%. Analizando el contexto actual, potenciar la tienda online o ponerla en marcha (en caso de no disponer ya de e-commerce) es apostar a caballo ganador. Pero vamos a ir un poco más allá. Está claro que ahora mismo estamos ante un pico de consumo online, pero lo cierto es que el comercio electrónico no ha parado de crecer en los últimos años.

De acuerdo con el Estudio Anual de eCommerce en España, realizado por la consultora IAB Spain y la agencia Elogia, en 2019 un 71% de los internautas españoles entre 16 y 65 años adquirió sus productos a través del canal online, esto es, 20,3 millones de personas. Esta cifra supone un crecimiento del 4,6% respecto del año anterior. Vamos a echar la vista aún más atrás: en el primer trimestre del año 2014 las ventas del negocio electrónico en España se situaban en torno a los 1.450 millones de euros. En el último trimestre de 2018, esa cantidad ya había aumentado hasta casi 3.600 millones de euros, según Statista.

La tienda online, elemento clave de la omnicanalidad

El consumidor se ha vuelto cada vez más online y, a la vez, también ha evolucionado para ser más omnicanal. Más de la mitad de los internautas entrevistados en el Estudio Anual de eCommerce en España aseguraron combinar el canal online y el offline para realizar sus compras. El 77% de los e-shoppers cree que combinará los canales offline y online en el futuro.

Es cierto que ahora mismo el canal online tiene un peso muy relevante e incluso “único” en cierta medida, pero pasado el confinamiento seguro que esta circunstancia cambiará. Los consumidores volverán a las tiendas físicas, pero a corto y medio plazo se verán obligados a hacerlo de manera diferente. Es probable que acudan menos veces, que hagan compras más grandes y de forma más rápida, según apuntan desde la consultoría especializada en transformación digital RocaSalvatella. Por ello, también adquiere importancia la relación que establezca el mundo online con esos espacios físicos. De ahí que sistemas como, por ejemplo, el Click & Collect (compra en la tienda online y recogida en el establecimiento físico) pueden ganar más peso.

Un ejemplo de ello es Brico Depôt, cadena francesa de productos de bricolaje, jardín y reformas del hogar. Gracias a la puesta en marcha hace unos meses de su tienda online (dirigida a B2B), creada por el equipo de ASM Web Services combinando las tecnologías de Akeneo PIM y Magento, ha podido mantener su servicio de venta para profesionales acreditados durante este período de confinamiento.

El omnicanal ha cobrado un nuevo valor para el negocio de las marcas, y se convertirá en una pieza indispensable para continuar presente en la vida de los consumidores.

  • ecommerce
  • mercado
  • tecnologia

Clientes