Big Data

Gestión, análisis y almacenamiento de grandes volúmenes de datos

Big Data

Cada acción que realizamos a través de Internet o de las nuevas tecnologías, queda registrada. Al pagar con tarjeta, consultar un producto en una tienda online o hacer una llamada dejamos siempre un rastro. La cantidad de datos (Big Data) que producimos es enorme, más de lo que imaginamos. Gestionarlos correctamente puede ser una increíble fuente de información de lo más útil, el secreto está en procesar todo este volumen de datos para analizarlo e interpretarlo. En este punto nos encontramos con el Big Data, una herramienta que permite procesar todo este volumen de datos para analizarlo e interpretarlo.

Las claves del Big Data

Tradicionalmente, el Big Data se definía a partir de tres conceptos: volumen, velocidad y variedad. El volumen es variable, y es que los avances tecnológicos permiten que la cantidad de datos gestionados sea cada vez mayor. La velocidad engloba la rapidez con la que permite procesar estos datos y por variedad entendemos los distintos tipos de fuentes de datos que incluye. En la actualidad, a estos tres conceptos se le añaden tres más: veracidad, valor y visualización.

Una oportunidad de mejora

Son muchas las empresas que sacan partido al Big Data para obtener un perfil de sus clientes y entender un poco mejor sus intereses y necesidades. Manejar correctamente esta gran cantidad de información es una oportunidad para conocer si la interacción con el usuario es productiva y si debe recibir mejoras. A nivel interno, esta gestión de datos también puede ser útil para optimizar sistemas de producción o barajar nuevas vías de mercado.

Clientes